Páginas

"DIME QUE CLASE DE CIUDADANO (A) ERES Y TE DIRÉ EN QUE SOCIEDAD VIVES"

Translate

sábado, 24 de noviembre de 2012

Diez conocimientos anti corruptivos adecuados a nuestra realidad social

Es deber del lector como parte de una sociedad que desea ser cada vez  más justa, armoniosa para todos los dominicanos (as).
Si seguir permitiendo la corrupción,
O ser parte de la solución…
Primer conocimiento
Conocer nuestros derechos ciudadanos:
En una sociedad constituida en un estado de derecho como es la nuestra, es deber de cada ciudadano conocer sus obligaciones personales, así como los derechos que nos confiere nuestra Constitución; 
Por esto, si queremos combatir la corrupción nuestro primer paso será, adquirir los conocimiento de estas obligaciones como los derechos que nos otorgan las leyes como ciudadanos democráticos.
Identificando todas las acciones que son permitidas en la sociedad, así como aprender a ejercer nuestros derechos sin incurrir en actos arbitrarios.
Segundo conocimiento
Respectar las normas sociales:
Cuando logremos plenamente identificar nuestros derechos como deberes, nos será más fácil entonces, respetar las normas establecidas en los diferentes sectores sociales de la nación.
Es decir;
El dar cumplimiento a nuestras responsabilidades sin hacer actos de irrespeto, se dará muestras de obediencia a ley, y se comenzarán a realizar acciones que vayan acordes con los valores morales y éticos; respetando la libertad propia como la de los demás.
Tercer conocimiento
Ser parte del ejemplo ciudadano:
Al crear conciencia de nuestras acciones, debemos comprender nuestra obligación con los más jóvenes, ya que son los futuros dirigentes de las generaciones próximas.
Es decir;
Serán ellos los responsables de dirigir nuestro país así como de ser ejemplos de conductas para nuestros hijos (as), niños del mundo, futuras generaciones.
Es por lo tanto;
Que debemos ser cuidadosos con nuestras prédicas como acciones para con ellos, evitando nosotros los mayores, ser parte de la destrucción moral como el atraso social que crea la corrupción, es nuestro deber identificar nuestros valores sociales, actuando con precisa responsabilidad, encaminándolos con nuestros ejemplos conductuales basados en las norma morales como éticas.
Es prioridad entender que somos ejemplos de comportamientos, de actitudes, de conductas así como expresiones hacia los más jóvenes, en sus procesos de desarrollos como hombres y mujeres del futuro.
Por lo tanto;
Es obligación de todos los ciudadanos (as) mayores, el cuidar y velar por su integridad e ingenuidad, educándolos, orientándolos, asesorándolos correctamente sin adoptar bajo ningún nivel como por ningún motivo, conductas de corrupción o actos inmorales que puedan desorientarlos.
Resulta en ocasiones vergonzoso que los más pequeños sean quienes enseñen a los adultos a no incurrir en conductas corruptivas, pero a la vez es una esperanza alentadora que estas nuevas generaciones visualicen un mejor país

Por esto seamos ciudadanos (as) dignos como capaces, sintiéndonos orgullosos de ser el ejemplo de nuestras futuras generaciones dominicanas.
Cuarto conocimiento
Identificar los actos de corrupción:
Para combatir los actos inmorales que crean las corrupciones, hay que conocerlos primero.
Es en este orden de ideas que las responsabilidades como ciudadanos (as) conscientes de nuestra cruda realidad en la que han sumergido los corruptos nuestra nación, nos obligan a identificar qué acciones son conductas de corrupción para entonces estar en posibilidad de evitarlos.
Es nuestro deber como derecho cooperar con el desarrollo y progreso de nuestra patria. 

Además cuando otros realicen actos de corrupción, debemos identificarlos como denunciarlos sin dejar por ningún motivo, pasarlos por alto, sin hacer nada…
Quinto conocimiento
Nuestro compromiso social:
Es para la República Dominicana de suma importancia el compromiso que hacemos cada ciudadano (a) de manera personal, la cual debemos decidir de forma sincera, el acabar con los actos de corrupción, el desorden, la falta de valores morales y éticos, con la firme convicción de no seguirla fomentando.
Hoy quizás en el comienzo seamos unos cuantos, pero jamás seremos los menos.
Nuestros deberes como derechos nos obligan a ser cada día ciudadanos (as) más dignos y capaces con un alto sentido de la moral, la ética, lo que tendrá como consecuencia que en nuestra gran patria dominicana exista cada vez menos los corruptos.
Sexto conocimiento
Enfrentar la realidad comunicativa de nuestros medios:
Es una desagradable realidad que en lo general nuestros medios de comunicación como es la televisión, los periódicos, las emisoras y demás medios publicitarios o tecnológicos, resaltan o idealizan en sus programas como editoriales a los deshonesto (as), irresponsables, los indolentes que no les importa el daño que les ocasionan a los más desprotegidos, sin importarles el desarrollo del país, el bienestar social, sumando todo tipo de ciudadanos (as) sin escrúpulos, individuos que no miden sus acciones, carentes de la moral, de la ética como de los sentimientos tan precisos que son los valores divinos.
Es claro que esta clase de ciudadano (as) que no merecen ser dignas de ser admirados, ni prestarles ni siquiera la atención, más que para tomarlos de ejemplos para identificarles a todos los que dependan de nosotros, que significan los actos de corrupción e inmorales, y desde este punto de vista contribuimos a enfrentar tales medios de una manera positiva.
Orientando a nuestros jóvenes con clara visión de las consecuencias que conllevan el ser corrupto.

Ahora bien;
Realmente quienes deben ocupar nuestra admiración son todos los dominicanos (as) honestos (as), solidarios (as), trabajadores (as), ciudadanos (as) responsables, padres ejemplares, buenas madres, hijos respetuosos, funcionarios (as) públicos como privados que van a servir y no servirse…
Así como todo aquel ciudadano (a) que en su diario vivir actúan de la mano con los valores morales y éticos, estos dignos y admirables ciudadanos (as) si nos sirven como excelentes ejemplos para ser imitados.
Así rompemos con esa lastimosamente realidad en nuestra sociedad de que estos hombres y mujeres dignos ya no son tomados en cuenta.
Séptimo conocimiento
Prevención ante todo:
Es nuestro deber como derecho, el prevenir la corrupción que se propicia dentro de las dependencias públicas como privadas del estado.
Como es básico que cuenten con un orden adecuado de su personal; desarrollando tecnológicamente los mecanismos necesarios en cuanto a las documentaciones se refiere, evitando que un tercero haga uso inadecuado que conlleve a un provecho personal incurriendo así en actos corruptivos.
Como es deber del ciudadano, el cumplir con tiempo al pago de sus impuestos manteniendo el suficiente cuidado de todos los papeles o documentos que nos son y serán necesarios para realizar aquellos trámites que se ajustan a nuestro entorno de vida.
Así ahorraremos tiempo y sobre todo no incurriremos en actos de corrupción, evitando ser parte del atraso y desorden social que esto conlleva a nuestra sociedad.
Octavo conocimiento
Crear la cultura de la denuncia:
Es derecho de todos los ciudadanos (as) como partes integrales de la sociedad el cumplir con el deber a la denuncia. 

Este derecho lleva implícitos dos valores morales que son:
La valentía y la honestidad.
Cuando un ciudadano (a) hace uso de estos derechos, nuestra sociedad está obligada a reconocerlo como a privilegiar estas acciones positivas al desarrollo y progreso de la nación.
Son estos dos valores parte del cambio corruptivo, sin ellos será muy difícil el lograrlo.
Nuestra obligación y derecho es denunciar a todo ciudadano (a) corrupto (a) para que la sociedad y las autoridades se encarguen de juzgarlo. 

Así contribuiremos a fortalecer nuestros valores sociales, aportándoles a nuestros jóvenes, el ejemplo de ser ciudadanos (as) cada vez más dignos e admirables.
Sólo de esta manera podremos evitar que los corruptos (as) continúen haciéndole daño a nuestro país, a la sociedad en general.
Noveno conocimiento
La importancia de la unión y decisiones sociales:
Era imposible vivir en soledad, es por esto que el hombre y la mujer primitivos como medio de subsistencia se unió creando la sociedad, logrando a través de los años una mejor convivencia en armonía para su núcleo familiar con todos los demás.
Contrario a nuestra sociedad en la actualidad donde cada día estamos más desunidos, hasta tal punto que nuestras familias son las principales víctimas de este mal, producto de una serie de distorsionados actos antisociales como de acciones corruptivas e inmorales a la mano del mal manejo de la tecnología…
Es por esto que de una manera de contrarrestar tales desuniones es que se hace necesario sentir el deber ciudadano (a) como integrantes de la sociedad, en unir a nuestros círculos familiares, lo cual sólo puede ocurrir si tomamos decisiones en conjunto.
Es importancia para todos los ciudadanos (as) buscar la forma de fortalecer el ejercicio de participación social y de esta manera esteremos en condiciones colectivas de actuar contra las desuniones familiares, las acciones de corrupción e inmorales.
Como a la vez hacer entender a nuestras autoridades las necesidades que tenemos como sociedad que procura su derecho constitucional, en el cual deben estar garantizadas sus prioridades básicas para vivir libres de las tentaciones corruptivas, haciéndolas exigibles en su momento, mediante al derecho democrático ciudadano, que es nuestro voto de conciencia.
Décimo conocimiento
Decisión y firmeza:
Una vez que logremos asimilar estos diez conocimientos anti corruptivos, estaremos en capacidad de denunciar, evitar, percibir e identificar toda acción corrupta, así como a los que la cometen. 

Entonces actuaremos en conjunto con la firme convicción de adquirir el compromiso como el deber de trabajar por el bienestar de nuestra amada República Dominicana.
Contribuyendo cada ciudadano (a), a levantar la nación de este profundo abismo de corrupción donde la han sumergido los corruptos.
Es nuestra obligación como nuestro derecho en actuar acorde con la moral y la ética,  fomentando todos los ejemplos morales como éticos hacia nuestros jóvenes, futuras generaciones, no importando su edad, sexo o condición social.
Podría entenderse que nuestro deber es difícil, más nunca será imposible…

Nuestra mayor obligación es entender que somos nosotros los ciudadanos (as) los que contamos con la decisión del cambio.

De la inmoralidad a ejemplos correctos basados en los valores morales como éticos.
Que el Dios todo poderoso interponga su mano bendita en todas nuestras conciencias ciudadanas,
Amén.