Páginas

"DIME QUE CLASE DE CIUDADANO (A) ERES Y TE DIRÉ EN QUE SOCIEDAD VIVES"

Translate

Nuestro descontrol educativo moral ético cívico en la RD

Nuestro descontrol educativo moral ético cívico en la RD
La historia nos ha demostrado como las sociedades en su evolución hacia los desarrollos indetenibles de la humanidad, en un determinado momento si sus ciudadanos no toman o mantienen un control de una educación correcta moral, ética, cívica, es entonces cuando se convierten en una sociedad distorsionada en estas virtudes, cualidades, y esto lo podemos observar cada vez con mayor proporción en nuestra amada República Dominicana.

Lo que es lo mismo decir;
Que en una sociedad donde no exista una cultura en LAS NORMAS MORALES, LOS PRINCIPIOS ÉTICOS, EL CIVISMO, es cuando se convierte en una SOCIEDAD INMORAL, CORRUPTA.

Es triste ver, sentir para una sociedad, el observar como hemos llegado al gran descontrol social que crean las confusiones morales, éticas, cívicas, que notamos a cada minuto, a cada hora de los días, de los meses, que por décadas se han formado asumiendo falsos valores, llegando al punto de estar acostumbrándonos de una manera impotente por los permanentes actos de violencias, de criminalidad, de desobediencias a las leyes, de consumo de sustancias no permitidas, de los embarazos entre adolescentes no deseados, entre tantos otros males, conflictos existentesTodos estos comportamientos, actitudes, ejemplos, acciones, son consecuencia de la mala calidad educativa en la formación, desarrollo de la conciencia natural del niño en su proceso de crecimiento hacia ser hombres, mujeres, ocupando sus roles.

Y esto lo podemos ver, sentir, en nuestra juventud actual, la cual escasamente le hemos inculcado una formación en principios,  costumbres, disciplina, normas indispensables para las armonías social entre todos y para todos basados en los valores morales, adaptándolos a los nuevos tiempos de modernidades, facilidades comunicativas.

Este abandono participativo en las formaciones correcta hacia nuestros Niños, Jóvenes, nos han llevado a ser a las familias, centros de estudios, sociedad general, cómplices como ciudadanos dirigidos por los gobernantes, los dirigentes sociales, los ministros, los directores gubernamentales, etc. Que nos hacen participar en sus ineficiencias ciudadanas por no haber reflexionado a tiempo, tomando medidas anticipadas, visualizando el futuro social de nuestros niños de entonces (generaciones de hoy), que son parte de nuestros compromisos fundamentales en formarlos correctamente para su desenvolvimientos sociales.

Si todo esto fuera lo contrario, y hubiéramos tomados medidas hace 4 o 5 décadas, en la actualidad estaríamos con altos porcentajes de sanas armonías, felicidades familiares, seguridad ciudadana, integridaddecenciashonestidad, solidaridad, competitividad, desarrollo, progresos como nación con justa participación del pueblo, una nación que fluye el bien común.

Reflexionemos a esto, analicemos lo siguiente;
Aun seguimos siendo parte del descontrol educativo, orientativo, asesorativo, que nos hacen descontrolar los ejemplos correctos hacia la sociedad, las familias, los niños, jóvenes, por las existentes distorsiones, confusiones morales, éticas, cívicas, las cuales fomentamos en el diario vivir de nuestros quehaceres para subsistir, para relacionarnos, para convivir en familias, que es donde transmitimos nuestra mala calidad de enseñanzas, de educación, que se refleja en nuestro comportamientos, actitudes, ejemplos a los demás.

Esto es una urgencia nacional, para que asumamos en unión social, de forma sincera con valor, coraje, honestidad, siendo especialmente asumida por la presidencia d e la nación, instruyendo a los organismos competentes en conjunto con la sociedad civil, los cuales tienen el compromiso constitucional de dirigirnos, prevenir, velar por el buen comportamiento, por el respeto a las leyes, por una correcta educación familiar, escolar, social, basada en las buenas relaciones sociales entre los ciudadanos (as) que estamos formando para pueda fluir el bien común.

Si educamos correctamente nos conllevaría a una sociedad en desarrollo modelo, una nación competitiva, por el alto grado de avance educacional, cultural, intelectual, científico, profesional, de sus ciudadanos (as), la cual podemos indiscutiblemente lograr a través de una educación correcta basada en las normas morales, los principios éticos, los valores cívicos, la cual nos permitirá a través de un programa nacional, ser controlado por las escuelas, colegios, universidades, los núcleos familiares, entidades del estado públicas, privadas, civiles.

Permitiéndonos como nación formar ciudadanos cada vez más dignos, capaces, potables, útiles a su comunidad, a su sociedad, con la visión de servicio a la nación, esta calidad de educación nos colocaría en los primeros lugares de competitividad, en los estándares morales, éticos, cívicos, en todas las funciones que conforman los núcleos gubernamentales, civiles, sociales de la nación.

LOGRANDO PASAR  A LA ETAPA EVOLUTIVA DEL SUD DESARROLLO, PARA LLEGAR A SER UN PAÍS DESARROLLADO.

Haciendo de nuestra sociedad, una patria CON PERMANECÍA DEMOCRÁTICA JUSTA, PARTICIPATIVA, nacion advertida, prevenida de los conflictos, males sociales que crean las inmoralidades, las corrupciones, los malos comportamientos de sus ciudadanos.

Para que sea una realidad aun estamos a tiempo Quisqueyano, Quisqueyana.  

Dejemos a un lado las hipocresías, abandonemos nuestros egoísmo, las ironías, el ego, NUESTROS NIÑOS NOS LOS IMPLORAN EN SUS MIRADAS CONFUNDIDAS CUANDO NOS VEN ACTUANDO INDEBIDAMENTE.

Por el bien de nuestros hijos, de la juventud presente, futuras generaciones.

Viva nuestra patria Dominicana, la cual cuanta con tus pisadas correctas...!!!

Orientaciones de todos y para todos

 

En los últimos años hemos venido asumiendo una campaña dirigida a lograr el sentido de la reflexión, que nos conlleven a reaccionar a nuestras complicidades, que nos hacen parte de la precaria calidad de formar, educar, en las normas morales, los principios éticos, normas costumbres, principios, disciplinas fundamentales, los cuales a su ausencias nos han llevado a una terrible disminución en la armonía social nacional.

Que nos están transformando en ciudadanos (as) con poca calidad humana, donde hemos y estamos participando de una manera transmisora a los más jóvenes y estos a la vez hacia nuestros niños con nuestra autorización de complicidad, que observamos en el desarrollando diario de nuestras vidas donde se están aceptando normalmente los actos, las actitudes, las acciones, inmorales, corruptas como si fueran ejemplos correctos a seguir.
 
Estas carencias, ausencias educativas MORAL, ÉTICA, CÍVICA, están distorsionando notablemente nuestras convivencias saludables del uno mismo con todos los que nos rodean.
 
Y lo peor es que estos ejemplos incorrectos de inmoralidad, hacen de los receptores de nuestras actitudes, de nuestras acciones, que son nuestros hijos (as), nuestros niños y jóvenes, las principales víctimas de estas distorsiones morales en la República Dominicana.
 
Afectando nuestras responsabilidades de garantizarles una calidad de vida competitiva, armónica, saludable, libres, advertidos de los males sociales, para sus alegrías, felicidad, de disfrutar su nación, sus tierras, sus patrimonios, su cultura, su dignidad, su orgullo, SU DESARROLLO PARA CONVERTIRSE EN HOMBRES, MUJERES, OCUPANDO NUESTROS LUGARES, y la vez que formen a sus hijos de acuerdo a la educacion que recibieron de sus familias, centros de estudios, sociedad general.
Esta esperanza hace que sea nuestra mayor razón de seguir cada vez más una campaña responsable, permanente en los valores morales, en los principios éticos, cívicos, hacia toda nuestra sociedad en general, logrando que estas normas, principios, costumbres, disciplinas, sean nuevamente aceptadas por nuestros conciudadanos, autoridades nacionales, siendo noticia por el esfuerzo humano que no nos limitamos a pesar de los obstáculos, adversidades, penalidades, que asumimos, por las condiciones o imposibilidades económicas, para lograr los fines de reafirmar la educacion MORAL, ÉTICA, CÍVICA en todo el territorio nacional de nuestra patria.
Esta campaña que estamos realizando por vía de charlas, conferencias brochures, libros, intervenciones radiales, televisivas, en los diferentes sectores de la nación, como en  instituciones, organismo, juntas de vecinos, asociaciones, organizaciones, etc. 
Agregando nuestras entregas personales de orientaciones, asesoramientos, por el tan necesario e imprescindible medio social que es el internet, orientaciones que orgullosamente comunicamos con palabras, escritos enriquecidas en  los valores morales, sus normas, la etica, cívica.
Gracias a estos esfuerzos que no descansaremos en seguir, son los que hoy en día nos hacen sentir agradecidos de muchos ciudadanos (as), que se han sumado de una manera personal, haciéndose ecos de estos aportes morales, éticos, cívicos, en sus núcleos familiares, laborales, entornos sociales.
 
Unidos lograremos cada vez más formal ciudadanos (as)  dignos, capaces, en nuestra República Dominicana.
 
Que nuestros Dios todopoderoso interponga su mano bendita en toda nuestras conciencia ciudadana, amén